La boleta electrónica será el único documento oficial de compra que se aceptará a los contribuyentes a partir del 1 de enero del 2021.

Con esta medida lo que se busca es modernizar el proceso de emisión de las boletas, al igual como sucedió con las facturas de papel, cuando se hizo innecesario almacenar los talonarios por cinco años, y se modificó el sistema de anulación de boletas mediante las notas de crédito, constituyéndose en un instrumento de control y supervisión fiscal ante los evasores de impuestos.

La exigencia de cambiar del sistema de boletas de papel a las boletas electrónicas, descartando a los talonarios de facturas impresas que debían timbrarse en las oficinas del Servicio de Impuestos Internos (SII), fue establecida en la Ley de Modernización Tributaria de la cual es parte esta nueva reglamentación.

El grupo de los comercios que ya emiten factura electrónica deberán aplicar esta normativa desde el 1 de enero; asimismo, aquellos contribuyentes que emiten únicamente boletas de papel o vales electrónicos (comprobantes  Transbank) tendrán que ponerlo en práctica desde el próximo 1 de marzo.

¿Cuál será el procedimiento?

“Se puede realizar de dos maneras: utilizando la app gratuita E-Boleta del SII y asociar todo el proceso a través del portal del Servicio al computador o teléfono móvil donde se ha instalado la aplicación; o utilizar un software comercial, donde la empresa proveedora será la responsable de obtener una certificación para usar las boletas electrónicas”, señaló Diego Menéndez, creador de la plataforma de ventas M-Market.

¿Qué se requiere para la emisión de las boletas electrónicas?

Primero hay que disponer del certificado digital que ofrecen las empresas proveedoras de tales documentos y que conforma parte del paquete de servicios de las empresas de software.

Para generar la boleta electrónica a través de la app del SII se debe contar con un teléfono celular o un computador con servicio de internet, igualmente, estar registrado como contribuyente de primera categoría, los que opten por utilizar un software comercial deben poseer un computador y una impresora térmica para emitir la boleta electrónica”, destacó Menéndez.

En torno a los beneficios de utilizar boletas electrónicas, Menéndez afirmó que “con ellas, el contribuyente puede agilizar tareas como el timbraje de boletas manuales, no será necesaria su presencia para ciertos trámites, tendrá un ahorro en la impresión de talonarios, se podrán verificar en línea los registros de compra y venta, y además, asociar directamente la información al SII, lo que hace innecesario que el contador de la empresa genere los libros de boletas mensuales, lo que hará que el contribuyente no tenga que realizarlos de forma manual”.

Fuente: Prensa Digital.cl