El Servicio de Impuestos Internos (SII) convirtió el Boucher o vale entregado por la máquina de pago o POS en una la boleta que se deberá entregar al comprador en todas las transacciones a través de medios electrónicos.

El 1 de enero comenzó la puesta en marcha de la obligatoriedad de la boleta electrónica.

Su principal objetivo es continuar con la modernización del proceso de emisión, tal como ocurrió con las facturas, cambiando el almacenamiento de talonarios por cinco años, la forma de anulación de boletas a través de notas de crédito y ser una herramienta de control y fiscalización ante la evasión de impuestos.

La nueva normativa se enmarca en la Ley de Modernización Tributaria, la que estableció la obligatoriedad de migrar del sistema de boletas de papel a los servicios en formato digital, dejando atrás los talonarios de boletas impresas que debían ser timbradas en oficinas del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Un primer grupo debió comenzar con esta práctica el 1 de enero, aquellos que emiten factura electrónica; y un segundo grupo deberá hacerlo a partir del 1 de marzo0, el que incluye a los contribuyentes que emiten solo boletas a papel o vales electrónicos (comprobante Transbank).

¿Cómo es el proceso?

Existen dos escenarios disponibles: trabajar con la app gratuita del SII y vincular todo a través del portal del Servicio, al computador o celular en la app E-Boleta; o trabajar con un software de mercado en el que la empresa prestadora es la encargada de realizar una certificación para el uso de las boletas electrónicas.

“Este trámite dura, por lo general, un día, y el contribuyente debe contar con la firma digital que permite vincular al representante legal en el timbraje de documentos electrónicos”, explicó Diego Menéndez, creador de la plataforma de ventas M-Market.

¿Qué se necesita para poder emitir boletas electrónicas?

El primer requisito es contar con el certificado digital que se adquiere a través de las empresas proveedoras de dichos documentos, y que las empresas de software los entregan dentro del paquete de servicio.

“Para poder emitir boleta electrónica en la app del SII se necesita un celular o computador con conexión a internet y ser contribuyente de primera categoría, mientras que quienes prefieran usar un software de mercado necesitan un computador y una impresora térmica para la impresión directa de la boleta electrónica”, aclara.

“Como en todo nuevo proceso existen complicaciones que se van mejorando en el tiempo y que – en este caso – afectan la operación diaria de los contribuyentes que no están acostumbrados al formato digital, sobretodo la tercera edad que posee o que atiende negocios”, añadió el ingeniero.

“Este grupo ve que el proceso de venta se vuelve más lento y complejo y muchas veces sin poder entregar la boleta impresa para el cliente final o viéndose obligados a compartir la boleta por email o WhatsApp, que son las opciones que tiene la app E-Boleta del SII. Por eso, es que, a raíz de estas dificultades, salen al mercado plataformas que ayudan a llevar este proceso de mejor forma entregando un valor agregado en la gestión y control completo del negocio, ya sea en base a las ventas o de forma completa en control de inventario, ventas, turnos y reportería en línea”, afirmó Menéndez.

Sobre los beneficios de emitir boletas electrónicas, Menéndez aseguró que “permite al contribuyente agilizar procesos como el timbraje de boletas manuales, evitar los trámites presenciales, ahorrar en impresión de talonarios, revisar en línea su registro de compra y venta y vincular la información de forma directa al Servicio de Impuesto Internos, es decir, el contador de cada empresa ya no debe generar los libros de boletas mensuales, por lo tanto, el contribuyente no los debe crear manualmente”, complementó.

Fuente: América Retail